¡Me faltan muchas muelas! La guía para los que perdieron dientes de adulto

¿Es importante reemplazar los dientes que se cae cuando somos adultos?

Tranquilo, si perdiste un diente de adulto no estás sólo, hay soluciones y estás a tiempo de prevenir posibles afectaciones para tu apariencia y para tu salud en general. Justo ahora eres parte del 70% de la población que, antes de tener 45 años, ya ha sufrido de la pérdida de algún diente, y estás a tiempo de tratarlo. 

Gracias a la tecnología actual, la pequeña parte de la población (5%) que después de los 65 años sigue conservando completamente sus dientes, está aumentando. Y resulta beneficioso para nuestra salud y nuestra apariencia el invertir en recuperar nuestra sonrisa. Pues resulta sorprendente ver que la gran mayoría decide no recuperar la pieza dental que perdieron.

Y bueno, pensarás que la única consecuencia de perder un diente es estética, y que sólo es un verdadero problema si hablamos de un diente central porque son los que más se ven. Pero resulta que no es la única problemática de esta situación, y es de hecho la que menos debería interesarnos, ya que la salud es lo que prima.

Consecuencias de perder un diente

Estética

La sonrisa es una de las partes más importantes y expresivas de nuestro rostro, y lucir una dentadura incompleta puede relacionarse con falta de higiene y actitud irresponsable. Y es por ello que en una entrevista de trabajo es una de las cosas más influyentes. Además, si hablamos de nuestra apariencia física, sabremos que entablar relaciones sociales puede ser muy complejo si nuestra sonrisa no está completa. Y ya ni hablar de intentar conquistar o invitar a una cita a alguien. Ahora sumemos que la pérdida de un diente delantero puede hacer que el labio se hunda y dé aún más sensación de vejez. Lo que da paso a la siguiente consecuencia.

Autoestima

Si nuestra sonrisa es nuestra carta de presentación, y esta no está bien, tendremos muchas afectaciones, malas miradas y rechazo. Esto lastimará tu salud mental y poco a poco empezará a bajar tu autoestima. Recordemos que no todo es lo que se ve, sino lo que se siente, y aunque creamos que no nos afectan comentarios externos, poco a poco lo hacen.

Salud

Hay muchos factores que se ponen en juego con la pérdida de un diente, y aquí están algunos destacables:

  • Una reacción en cadena puede hacer que el riesgo de perder otros dientes, en especial los cercanos al faltante, empiecen a caerse. Esto es debido a que si un diente se cayó, probablemente el soporte periodontal está dañado. Esto puede provocar que el hueso que les queda a los demás dientes se debilite, ya que los dientes tiende a moverse cuando hay un espacio entre ellos. Un desastroso efecto dominó quien no queremos en nuestra sonrisa.
  • El masticar se hace complejo, pues el desgaste de los dientes es mayor, puede aparecer un dolor punzante o incluso un malestar continuo. Esto tiene otras implicaciones negativas, como cargar al sistema digestivo de más labor, al no poder destruir los alimentos por pasar entero.
  • Gingivitis y periodontitis en mayor probabilidad de aparición cerca del área donde falta un diente. Las encías y otros tejidos inflamados pueden ser en extremo dolorosas y molestas.
  • Lo anterior puede ocasionar que bacterias bucales usen las inflamaciones para atravesar tejidos e ingresar al sistema circulatorio. Lo complejo de esta situación es que, una vez estas bacterias llegan a válvulas del corazón, empiezan a lastimarlas. Y a su vez, empiezan a provocar aterosclerosis, o mejor conocido como el endurecimiento de las arterias. 
  • Si hay problemas de alineación y ajuste entre los maxilares y la mandíbula, la articulación temporomandibular puede verse afectada, Esto puede generar cefaleas, dolores cervicales, migrañas y dolor en el cuello. Así como también afectar a otras partes cercanas en el rostro como lo son el oído, y los ojos. 
Share:

Comments are closed.